martes, 1 de diciembre de 2009

La felicidad escondida


Un poco antes de que la humanidad existiera, se reunieron varios duendes para hacer una travesura. Uno de ellos dijo:
—Debemos quitarles algo a los seres humanos,pero, ¿qué?
Después de mucho pensar, uno dijo:
— ¡Ya sé! Vamos a quitarles la felicidad. El problema es dónde esconderla para que no puedan encontrarla.
Propuso el primero:
—Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo.
—No, recuerda que tienen fuerza; alguno podría subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán dónde está —replicó otro.

Se escuchó una nueva propuesta:

—Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar.
Otro señaló:

—No, no olvides que son curiosos, alguno podría construir un aparato para bajar, y entonces la encontrarán.

—Escondámosla en un planeta bien lejano de la Tierra —propuso otro.

—No —le dijeron. Recuerda que les dieron inteligencia, y un día alguno va a construir una nave para viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad.
El duende más veterano, que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas, dijo:
—Creo saber dónde ponerla para que nunca la encuentren.
Todos voltearon asombrados y preguntaron
al unísono:
—¿Dónde?

—La esconderemos dentro de ellos mismos; estarán tan ocupados buscándola afuera que nunca la encontrarán.
Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida
buscando la felicidad sin saber que la lleva consigo.

Dedicado a tod@s mis fieles seguidor@s.

7 comentarios:

Felix Casanova Briceño dijo...

Campanilla...

Gracias por esta historia tan bonita. Que cierto es, en que buen lugar lo escondieron los duendes, para que nos afanáramos en buscarla por todos sitios y no la halláramos más que dentro de nosotros. Muy bello.

Un beso y que tengas una dulce semana.

Sombra dijo...

Ohh que bonita frase para escribir un comentario. Me gusta esa reflexión a modo de cuento. Y he de decir que es realmente cierto, por que yo cada día voy aprendiendo a buscar la felicidad no en los demás ni en lo que me rodea, si no en mi interior. Me alegro de ir cada día descubriendo esa travesura que nos jugaron los duendes. Ojala mucha gente la averigue. Felicidades por tu blog me encanta, para mi es ideal.

FLORISTERIA LA PLAZA dijo...

Hola campanilla, espero que seas muy feliz.
Tu sabes donde esta la felicidad, no dejes que te la quiten.
Tienes un blog lleno de alegria e ilusion.
Todos tenemos algo de Campanilla y de Peter, gracias por recordarnoslo.
Kiti

Jimena dijo...

SIN PALABRAS
BESOS Y GRACIAS

Betweenmydresses dijo...

Guauu!!! Me ha encantado. Se me han puesto los pelillos de punta. Qué gran verdad!! Un beso!

La loka Bruja del Este dijo...

Me ha encantado!!! porcierto^, hola soy Baya Gold (Tras la mascara)^^

FLORISTERIA LA PLAZA dijo...

Esta historia es muy guapa, gracias campanilla ¡que lista eres!