miércoles, 2 de diciembre de 2009

Un chistecillo



La esposa le dice al esposo: "¿Por qué no arreglas la luz del pasillo?"

El esposo contesta: "¡Pero si yo no soy electricista!"

"¿Por qué no arreglas ese mueble de la cocina?"

"¡Pero si yo no soy carpintero!"

Un día llega el esposo y ve que la luz y el mueble están arreglados y el esposo le pregunta: "¿Cómo has arreglado todo?"

"Vino el vecino nuevo y lo arregló todo."

"¿Y te cobró algo?"

"Bueno, me dio a elegir entre hacerle una tarta o acostarme con él."

"¿Y de qué le hiciste la tarta?"

"¡Pero si yo no soy pastelera!"

4 comentarios:

Jimena dijo...

Desde luego, espero que el vecino estaria bueno, jajaja
Un chiste muy bueno, si es que haber si los hombres aprenden. A veces no es que no sepan hacer las cosas, sino que prefieren no hacerlas para que no nos acostumbremos
Besitos

Jaloque dijo...

Ya echaba de menos ese toque de "humor irónico", y esa música preciosa tan esperanzadora.

Campanilla dijo...

si es que son muy listos, se las saben todas para hacer el vago
Besitos a las dos

FLORISTERIA LA PLAZA dijo...

muy bueno, yo tambien necesito un vecino "manitas".