jueves, 26 de marzo de 2009

Gatos negros


En vista de que he recibido bastantes comentarios a cerca de la superstición de los gatos negros, he decidido hacer este post. Y que me perdonen los amantes de los gatos, pero a mí me dan mucho miedo desde que me arañó uno. Además durante mucho tiempo tuve un sueño muy repetitivo de que me atacaban gatos, y fueron mis peores pesadillas. Aún así de bebés son una monadita y los persas son preciosos, por ejemplo mi amiga Dulce del Casperina's blog tiene unas linduras de niños, pero... simplemente me dan pánico...Y al leer vuestros comentarios he visto que no debo de ser la única jeje.

Bueno aquí va el origen de esta superstición y otras curiosidades a cerca de ella.

Desde el inicio de los tiempos, los gatos negros fueron considerados animales mágicos. En el Antiguo Egipto eran sagrados y adorados, relacionados con el culto a la diosa Bastet. Matarlos era un crimen capital, y cuando el gato de una familia moría, era momificado y la familia entraba en luto. Los romanos también consideraban al gato sagrado y lo introdujeron en Europa.

Sin embargo, durante la Edad Media, se relacionó a los gatos negros con la brujería y el mal, creyendo que eran brujas transformadas. Esto fue motivo de persecución, cacería y quema de gatos en hogueras. Lo que no tuvieron en cuenta fue que al disminuir la población de gatos, las ratas abundarían en los pueblos, propagando epidemias de peste. Afortunadamente, el oscurantismo acabó y los gatos negros pudieron vivir tranquilos otra vez.

En la Inglaterra victoriana se consideraba que si los recién casados se encontraban con un gato negro, esto simbolizaba prosperidad en el matrimonio. También los marineros creían que tener un gato a bordo traería buena suerte, y sus mujeres solían tener uno en casa, para “asegurar” el regreso de sus maridos después de la travesía.

En algunas partes de Europa, un gato negro que cruza su trayectoria se considera buena suerte; sin embargo, en EE.UU. y en las partes de Europa que ferozmente luchaban contra el paganismo, la asociación con las brujas los hizo ser considerados como portadores de mala suerte.

Existen muchas creencias acerca de los gatos negros. En Escocia, un gato negro extraño en la entrada de una casa o templo simboliza prosperidad. En Irlanda, cuando un gato negro cruza su trayectoria en el claro de luna, significa que va a haber una enfermedad epidémica. En Italia, si se pone en la cama de una persona enferma, esa persona morirá.

En los lugares donde las cazas de brujas no fueron muy populares, los gatos negros conservaron su estado como buena suerte, y todavía se consideran como tal en Gran Bretaña e Irlanda. Y en la cultura rumana e india, una de las supersticiones más fuertes todavía temidas es que los gatos negros que cruzan su trayectoria representen mala suerte, a pesar del hecho de que estas regiones nunca fueron afectadas por cazas de brujas o antipaganismo. Una superstición idéntica sobrevive también en América y en Europa central.

A pesar de todas las leyendas que envuelven a los gatos negros, los científicos los ven como animales de un valor muy positivo, ya que los genes que determinan su color pueden ayudar a luchar contra las enfermedades. Por lo tanto, los gatos negros son más inmunes y tienen una mejor salud.

7 comentarios:

Nana dijo...

¡Pues sí! no eres la única a la que le dan miedo los gatos, y los perros y los insectos y todo animal viviente de la tierra.
¡Qué le vamos a hacer!
No lo puedo evitar. Lo intento, pero imposible.

Y cuando veo un gato negro, apaga y vámonos. Ya tengo el día hechado por alto.
Si hija, encima supersticiosa.

Besitos
NANA

FabiChan dijo...

Muchas gracias por el post, desconocía ciertas partes... Pobechitos los negritos, son tan adorables.. Yo tengo mi gatita, y aunque es una pesada, es una linduraaaaaa ^^

Dulce dijo...

A lo largo de la historia los gatos o han sido muy amados o muy odiados. A mi personalmente me encantan (como podrás comprobar en mi blog. Ellos me acompañan siempre. Es raro que no tenga a uno de mis gatos a mi lado. Lo que dices que si un gato se sube a la cama de una persona enferma es que va a morir yo creo que sí es verdad. Ellos tienen un sesto sentido y seguramente sabrán que a esa persona le queda poco. Pero yo no lo veo como algo negativo. Creo que el gato quiere verlar a esa persona hasta que llegue su momento. Lo acompaña para que no esté solo.

Galia dijo...

Cuantas historias curiosas.
A nosotras nos encantan los gatos, de echo tenemos a López, que es una maravilla, y de siempre hemos tenido gato en casa, para mí el gato es mi preferido.


Muchos besitos

Jimena dijo...

A mi tambien me dan un poco de miedo, pero la verdad es que son preciosos.
Los pajaros tambien me daban pavor hasta que conoci a mi pequeño, que es un salado y ha sido así como les he perdido el miedo.
Un Besote Enorme

El Tercer Chimpancé dijo...

Pobres gatos. Qué culpa tienen de haber nacido negros. Sin embargo, cuando veo uno trató que no se me cruce.
Saludos
{;^)

Beatrizl10 dijo...

A mí me encantan los gatos, creo que les caigo bien porque nunca me ha arañado ninguno y hasta los gatos callejeros se me acercan. Tengo uno negro en casa y juraría que a mí me da hasta suerte ;D.
Un abrazo.
P.D: Te he dejado un premio en http://conestasmanitasymicabecita.blogspot.com/