jueves, 25 de febrero de 2010

La historia y las manzanas



Carlomagno (742-814), rey de Francia o de los francos, tuvo tres hijos: Gobante, Luis y Lotario. Ya viejo reunió a los tres, partió en tres grandes partes una manzana y les ordenó que abrieran la boca para meterles en ella, a cada uno, el trozo de manzana que le correspondía. El hijo Gobante no lo quiso hacer y se marchó diciendo que todo aquello eran ridiculeces. Los otros dos obedecieron. Carlomagno invistió a Luis como rey de Francia, a Lotario como duque de Lorena y dejó sin nada a Gobante...

5 comentarios:

Jimena dijo...

Hola mi pequeña!!
Es alucinante de donde sacas tantas cosas y tan interesantes.
Desde luego la gente suele ser extraña, pero no se, creo que tambien le hubiese dejado algo a Gobante, porque demostro personalidad y que no dejaría que nadie le mandara y eso para ser rey es bueno no?
Besos

La Gata Coqueta dijo...

Hola amig@!! Irrumpo en tus aposentos para dejarte unas gotas de escarcha llenas de amistad, sentimiento que comparto al felicitarte los últimos días de la semana en este radiante día.

Un beso de la mano de un sueño.

Marí

Galia dijo...

Hola! ya hemos vuelto.
Como hemos echado de menos tus posts llenos de sabiduria, y como nó, a nuestra querida Campanilla!

Muchisimos Besos

Galia y Mamá

El Tercer Chimpancé dijo...

Jajajaja. Parece que quienes tienen el poder, aún hoy, han tenido que abrir la boca y tragarse ciertas cosas, aunque sean ridiculeces.

Saludos

Jaloque dijo...

Sí, dicen que hay que aprender a volar sólo aun a riesgo de romperte la crisma ó aprender a resignarse a caminar... aunque sea por una jaula de oro.