lunes, 23 de noviembre de 2009

Hoy me di cuenta



Hoy me di cuenta que lo que llamo felicidad no es una línea, sino segmentos que se acompañan de retos y caídas que me hacen apreciar ese pedacito en la línea.

No puedo decir que soy feliz siempre, pero sí que en momentos he logrado sentirme plena y esos momentos son los que me hacen levantarme tras las dificultades, tras esos segmentos de infelicidad que también son imprescindibles, tanto como lo bello de la vida.

Hoy aprendí que ser fuerte se aprende y se logra solo cuando te das la oportunidad de serlo, cuando te comprometes contigo mismo a recomenzar, a olvidar, a intentar o dejar de hacerlo, cuando por fin has decidido ser feliz.

6 comentarios:

El Tercer Chimpancé dijo...

Hola:
Por ahí dicen que ser feliz es estar en paz con uno mismo, y yo creo eso.
No importa que problemas tengamos, pero si estamos en paz con nosotros mismos vamos a poder superar esas dificultades que se nos presentan día a día.
Un abrazo y un beso Campanilla,

P.D.: He estado desaparecido porque estoy con mil cosas que hacer. Pero todo bien. Incluso hasta me faltan horas.
En todo caso, aparecí. ¿Viste?
Un abrazo nuevamente y gracias por la preocupación {;^)

Jaloque dijo...

Yo también busqué que causaba felicidad, pero ese buscar me impedía ver y disfrutar de la alegría espontanea hacia las pequeñas cosas.
Un día observé a una gran persona feliz; no tenía envidia, ni agresividad, ni impaciencia pero sí una gran dosis de humor.
Como Tú.
Un beso

Jimena dijo...

¿Qué es lo que te ha pasado? Por lo que deduzco a sucedido algo, pero lo has solucionado bien.
Si necesitas algo ya sabes donde estoy
Besitos

Felix Casanova Briceño dijo...

Campanilla...

La felicidad, aparte de ser un estado de ánimo, es una forma de comportarse ante la vida, de tomárse las cosas de una manera diferente y más optimista. Así conseguiremos ser más plenos y un poco más felices. Me gusto tú reflexión...

Un beso y feliz semana

Anónimo dijo...

Qué blog más dulce. Qué maravilla haberte leído hoy. Gracias

Rbk*

LAYDALAY dijo...

El libro te lo recomiendo desde el punto de vista de pasar un rato agradable y transportarte a la Francia antigua, pero sin duda, he leido otros mejores.
Espero haberte ayudado.
Un beso de chocolate guapa.