viernes, 3 de julio de 2009

Lo prohibido



La mayor parte de los mortales siente una especial satisfacción al transgredir las normas. Un pintalabios que accidentalmente cae dentro del bolso, una cervecita que se nos olvida pagar... Son momentos dulces en los que el temor a ser descubiertos produce una auténtica sensación de placer. Es lo que los expertos denominan "miedo consciente", que no es doloroso como el que experimentamos ante una amenaza externa, sino que es un temor gratificante. Esto lo ha constatado el psicólogo inglés Michael Belint, que afirma que la diversión del "lado oscuro" aparece porque somos responsables de esa atracción y la podemos controlar. Sin embargo, no todo el mundo vive con igual fuerza el deseo de lo prohibido, debido a que hay factores ambientales y genéticos que lo modulan. Por ejemplo, el bioquímico Dean Hamer, del Centro Nacional del Cáncer estadounidense, ha detectado una conexión entre el coraje y el gen D4DR. Los portadores de una versión concreta de éste muestran mayor inclinación por el riesgo y lo prohibido.
¿Cual es tu opinión al respecto? ¿Y a ti? ¿Te gusta transgredir las normas?

7 comentarios:

El Tercer Chimpancé dijo...

La verdad es que prefiero evitar problemas.
Saludos

Dulce dijo...

Normalmente soy muy tranquilita, aunque a veces me sorprendo (menos mal que no son muchas)

Galia dijo...

yo la verdad es que antes arriesgaba mas en muchisimas cuestiones, ahora desde que nacio la peque me he vuelto mas tranquilita y me pienso mas las cosas..., aunque a veces arriesgar un poco en la vida no viene mal...

besos

Jimena dijo...

Hola mi niña!!
Ya sabes siempre depende de las normas, el momento y el porque. Pero digamos que soy muy correcta y sigo siempre las normas.
Besos Enormes

Lupita dijo...

No me gusta que los científicos siempre anden buscando explicaciones lógicas, químicas, genéticas... a todo lo que tiene que ver con el mundo de las emociones... en fin...
Besos

Nunurina dijo...

Que conste que las veces que lo he hecho siempre ha sido inconscientemente. Pero la sensación de haber hecho algo "prohibido" es bastante gratificantes.
A quien no le ha pasado que ha cogido algo en una tienda y mientras seguia mirando por ahi, me he olvidado de lo que llevaba en la mano y al salir a la calle, justo cuando ya estas a unos metros de la tienda, justo en ese momento te percatas de lo que llevas en la mano y de que no lo has pagado. Volver????? noooooooooooo!!!!
El otro dia mi hijo pequeño se llevó 1 kg de cebollas de la fruteria, como lo llevaba el en la mano me olvidé de ponerlo en el mostrador de caja. Cosas que pasan.....
Besos.

Fira dijo...

jejeje.. ven conmigo a psicología en Granada!! te va a encantar! jajaj

La verdad es que sí, ese miedo consciente nos ayuda a quemar un poquito de adrenalina que siempre es necesario para no explotar en exceso en momentos determinados.. pero luego viene el remordimiento y las consecuencias a veces negativas.. imagina que te pillan robando algo.. o haciendo un "sin pa" ... que mal trago...

Las personas somos muy complejas y a veces esa complejidad nos hace tiernos y generosos o peligrosos e inconscientes...

Yo personalmente procuro no dejarme llevar por los impulsos ya que suelo arrepentirme mucho después.. y eso me sienta peor que obtener satisfacción durante 3 segundos escasos.. supongo que no tendré el D4DR alterado.. XDD

uN BESITOO